Los Drags.

Los arrancones, las picadas o los piques (Drag Racing en inglés) es una disciplina de automovilismo y motociclismo en la que dos automóviles o motocicletas compiten en una pista recta (a veces llamada “picódromo”), acelerando desde el reposo para llegar a la meta antes que el rival. Dado que la línea de llegada está típicamente a 1/4 ó 1/8 de milla (402 ó 201 metros) de la de partida, un arrancón suele durar menos de veinte segundos, y en algunos casos menos de cinco segundos. Los reflejos del piloto importan tanto como las prestaciones del vehículo.
El principal campeonato profesional de arrancones es la NHRA Championship Drag Racing Series, que se disputa en Estados Unidos desde 1974.

El Drift.

El drifting es un estilo de conducción de vehículos que consiste en derrapar de manera que el vehículo forme un ángulo con la dirección de movimiento. A fines de la década de los 1990, se convirtió en una disciplina propia, con pilotos especialmente entrenados, con automóviles preparados para mantener derrapes controlados a altas velocidades y campeonatos en los que no se compite por tiempo sino por estilo.
La disciplina de drift, palabra que proviene del idioma inglés se originó en Japón en la década de los 70, creada por corredores ilegales que bajaban por carreteras de montañas a altas velocidades. La técnica original evitaba que los automóviles se salieran del camino y cayeran por los precipicios y a su vez prevenir adelantamientos.
Se dice que para muchos conductores, los caminos montañosos eran un sitio alternativo para correr carreras ilegales, ya que al contrario de lugares como Norteamérica o Europa, en Japón las calles son más cortas y angostas, impidiendo elevar mucho la velocidad por tramos largos. Por tal motivo empezaron a correr en tramos de montaña, donde no circulaban tantos vehículos como en la ciudad y a la vez la vigilancia policial era menor.
Así fue evolucionando hasta que logró ser tomado en cuenta como una disciplina propia. La primera competición oficial dedicada únicamente al drifting se produjo en 1988. Después de causar revuelo en los países asiáticos logró hacerse camino hasta llegar a Estados Unidos, donde evolucionó y pasó de carreras en pistas empinadas a pistas planas. En Japón, los conductores más exitosos se convierten en personalidades populares.