El FD3s de Masato: Proyectos que nunca acaban

Se de sobras que a muchos de vosotros, sobretodo los que amáis la cultura JDM, os encantan las historias “importadas”… y más cuando vienen directamente de Japón. Sano Masato vive en Japón, al pie del conocido monte Fuji. Hoy nos viene a contar la historia de su Mazda RX7 (FD3S).

En este estado se encontraba el FD3S el día que Masato se hizo con la llave. El FD3S se ha utilizado mucho en la competición, sobretodo a nivel nacional en japón. Los preparadores no dejan de sorprendernos con sus modificaciones estéticas y mecánicas.

Al poco tiempo, Masato lo planchó al suelo gracias a la suspensión Apexi N1 Damper y cambió de llantas aumentando así su pulgada para cubrir más parte del paso de rueda, dándole un estilo mucho más “Stanced”. Tal como lo vemos en la imagen, ¿no os recuerda al FD3S con kit RE-amemiya que conducía Keisuke Takahashi en Initial D?

Es como si Masato hubiese querido jugar a ver cuantos centimetros podía rascarle al metro (la curiosidad es un punto débil del ser humano). La verdad es que consiguió dejarlo aún más bajo, pero imaginamos que por esta razón, se deshizo puntualmente del lip que cubre el parachoques delantero RE-Amemiya, ya que le producía serios problemas de funcionalidad.

Cambiando el aspecto del FD3S de forma radical

Os preguntareis cuantas llantas tiene este chico… La verdad es que no me he parado a preguntarle, lo único que sabemos es que actualmente monta unas Volk TE37 de 18 pulgadas en 10.5.

El estilo “pegado al suelo” o Stanced le duró bien poco… Cuando te puede más el pie que el buen gusto, te das cuenta de que todo eso perjudica a la funcionalidad de tu coche, por lo que sientes la rápida necesidad de subir unos centímetros más para sacarle todo su jugo. En este caso, para hacer Drift, Masato decidió modificar los brazos de dirección con un Kit Knuckle.

Masato continuó dándole su toque personalizado a su FD3S, empezó por rehacer a mano todo el kit de carrocería RE-Amemiya consiguiendo algo único. Ya sabéis, un delicado proceso de recorte, de aplicar fibra y de lijado. Agresividad en estado puro.

Debajo del capó del FD3S encontramos un motor 13B (side-port) de Mazda con un gran single turbo (TD06-25G) que ha montado el mismo por su cuenta. Los inyectores son de 850cc. Para regular todas estas modificiaciones internas, cuenta con una controladora de turbo HKS EVC3 y con una Apexi Power FC para controlar los distintos mapas de rendimiento.

A partir de aquí, después de forzar continuadamente el FD3S en el drift, surgen los problemas mecánicos. El FD3S es un coche que de por sí es bastante sufridor en cuanto a temperaturas… y pasa lo que pasa:

Que rompemos… ¡Toca rebuilt!

Puede que falte un poco de orden en el interior, pero el coche es para lo que es, y además, justo en este instante el FD3S se estaba empezando a rearmar de nuevo. Podemos ver escondida la Apexi Power FC en el hueco de la radio.

Como ya os he dicho en el título, son proyectos que nunca acaban, los disfrutamos de todas formas, pero nos podríamos estar 20 años sin parar de cambiar piezas a nuestro coche. ¡Esperamos que Masato saque pronto a la calle su FD3S y lo veamos de nuevo de lado!

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Lamborghini Huracán GT3 – Este es su sonido

El FD3s de Masato: Proyectos que nunca acaban