Personalizar el coche. No hay color que por bien no venga.

Hace tiempo que la personalización estética de los vehículos existe. Y no me refiero a piezas que uno pueda colocar, sino a los colores que se quiera utilizar para marcar la diferencia.

Personalizar tu coche de una manera sencilla

Y por color quiero decir cualquier tipo de idea que uno quiera llevar a cabo para personalizar el coche. Antes, hacerlo era cuestión de pensarse muy bien que color utilizar para la carrocería, ya que de una manera u otra “no había vuelta atrás” una vez pintado. Bueno si, volver a pintar, obviamente.

Las pegatinas fueron inventadas hace más de un siglo pero, en 1935, Stan Avery, creó la máquina para hacer las pegatinas que conocemos hoy en día y que utilizábamos cuando eramos pequeños pegándolas en mesas, carpetas, etc. La tecnología ha ido avanzando y a día de hoy, las pegatinas se catalogan como un soporte de textos o imágenes impresas o serigrafiadas sobre una lámina de papel o vinilo en cuya parte posterior se encuentra una fina capa de adhesivo. Hay adhesivos mejores que otros, y vinilos o papeles mejores que otros también, pero la personalización es infinita, y más teniendo en cuenta que hoy en día hay empresas que pueden llegar a plasmar cualquier texto o imagen sobre un vinilo, como es el caso de Motorvinilo.

En el caso de las imágenes que os traemos hoy, Niko decidió personalizar el coche de sus sueños con vinilo. Y hablando de sueños, siempre quiso una foto así y como no, se la concedimos. Últimamente se habla bastante de este material y su aplicación a los vehículos, pero en término general, se comenta la idea de cambiar por completo el color de las máquinas. Y no siempre tiene porque ser así.

Supongo que muchos de vosotros ya conoceréis esta técnica pero para los que no, ¿No os parece realmente curioso? El “camuflaje” se ha puesto muy de moda y en nuestra ciudad se han ido viendo varios coches con vinilados de este tipo bastante diversos, en los que las formas y los colores son totalmente a gusto del consumidor por lo que generalmente no habrá uno igual que otro.

Si ya nos gusta ver a gente que lleven la pegatina común de Fresh Imports, imaginad como nos sentimos cuando un Fresher decide personalizar el coche a lo grande llevándonos en el capó y en las dos puertas. Inicialmente este Supra se vinilaba para un viaje entre amigos a Nurbürgring pero, por problemas en la caja de cambios ese viaje no pudo ser.

Pero como no estamos quietos, recordad que este nipón fue el camera car en el viaje que hicimos al norte de España. Por cierto, para los que no hayan visto el post, fue un viaje inolvidable que os recomiendo que leáis.

Estas fotografías las hicimos en Barcelona. Como siempre, cuando hacemos sesiones entre amigos, la conversación fluye y las horas pasan, por lo que generalmente pensamos 3 o 4 localizaciones y las demás aparecen circulando por la ciudad.

El Supra está bastante cambiado con esta personalización y aunque ya de por si se trata de un japonés especial, con este diseño de vinilo lo es más aún.

Lo interesante es que al ser personalizable, uno puede escoger las formas que quiera. No tiene porque ser de camuflaje el vinilo. Con programas de edición se pueden recrear formas varias ajustadas a cualquier idea que tenga el dueño. Y aunque hayan vinilos de diversas calidades y algunos duren hasta 7 años sin apenas percatarse de que ha pasado el tiempo, suponemos que Niko no llevará este vinilo mucho más tiempo ya que tiene pensado ciertas ideas que os presentaremos en el próximo post sobre este particular Toyota Supra.

Honda Project 2&4 ¿El Honda más rápido?

Mercedes AMG GT S Brabus. El más lujoso