Lancia Delta HF Integrale: el comienzo del Gr.A

Hace unos meses os presentamos el monstruoso Lancia 037 que fotografiamos en un evento de RallyClassics, y hoy os presentamos el Lancia Delta HF Integrale 8v. Uno de los coches que iniciaron el conocido Grupo A de los 90.

El Lancia Delta HF Integrale inició el mito italiano en los rallys alrededor del mundo

Pone los pelos de punta escuchar arrancar un motor de la vieja escuela como este. Cabe decir que en el modelo de calle del HF 4WD, que solo se fabricaron 5000 unidades, el motor era distinto al modelo de rally. En la versión de calle impulsaban las 4 ruedas motrices apenas 165cv. En cambio para el vehículo que iba a disputar las pruebas del mundial incorporaron un motor biárbol que ya montaba el Fiat 131, que con gestión electrónica y turbocompresor desarrollaba 250cv.

A posteriori, en el año 89 el Delta evolucionó para convertirse en el Lancia Delta HF Integrale 16V. Las 4 valvulas por cilindro ofrecían un mejor par motor, medida que a Lancia le vino genial puesto que en 1990 las normativas del grupo A exigían unas bridas de admisión del turbo más pequeñas, medida que causaba perdida de potencia en todos los coches y que de algún modo tenían que solucionar.

La descomunal potencia repartida entre las cuatro ruedas del Lancia Delta HF Integrale 16v lo hacían pasar por curva de una manera limpia y aparentemente fácil, pero lo cierto es que para controlar un coche así hacen falta unas buenas manos y unos nervios de acero. El reparto de potencia era del 56% en el eje delantero y el 44% restante al trasero, que combinado con las buenas suspensiones McPherson y el diferencial haldex hacían del delta un coche de rallys vencedor en 13 ocasiones durante el año 1989.

A quien no le gusta esa sensación de estar frente a una leyenda de la automoción y encima una unidad oficial del Martini Racing, decoración mítica tanto en el grupo A como en el WRC. Seguro que sabéis de lo que hablamos Freshers, seguro que habéis ido a más de un rally, o cualquier otro tipo de evento y os habéis encontrado con un coche que tiene un valor nostálgico para vosotros y el hecho de verlo os ha esbozado una sonrisa de oreja a oreja.

El escenario que propusimos para esta sesión creemos que es el idóneo, ya que es su hábitat natural, entre árboles y en caminos angostos, bacheados y en los que a una persona con cabeza no se le ocurriría de pasar de 40 km/h.

En la parte trasera si lo habéis observado, podréis ver que la matricula es de Turín, donde se encuentra la sede de Lancia. Las llantas pensamos que son geniales, desmontables en 3 piezas y que aunque en rally, el diseño de la llanta no es lo importante, sino que el peso y su resistencia mecánica lo son, a este Lancia Delta HF Integrale le confiere un aspecto inigualable.

¿Es así o no Freshers? Seguro que os recuerdan a las famosas BBS en 3 piezas por los tornillos de desmontaje del aro.

El interior del Lancia Delta HF Integrale como siempre en estos caso tiene los elementos justos y necesarios. Un volante, 3 pedales, una palanca de cambios, un par de baquets e indicadores para verificar que todo está funcionando correctamente.

Sin duda Lancia hasta el año 1990 que se topó con un tal Carlos Sainz fue un titan en el grupo A. Hasta 1992 estuvo en el mundial, pero fue en declive debido a los nuevos debutantes con tecnologías cada vez mejores.

Una nueva meta para nosotros el poderos ofrecer estas máquinas que un día corrieron en el campeonato mundial siendo los mejores y que hoy día solo podemos ver en museos. Hoy ha sido el Lancia Delta HF Integrale, el próximo quien sabrá. 😉

El sonido de LeMans en pista: Grupo C

Trackday de alto nivel en Calafat