Lancia Beta Montecarlo Turbo. Un monstruo del Gr.5

A la gran mayoría de amantes del automovilismo nos encantan los clásicos. Algunos más y otros menos, pero no negamos que los que aún se mantienen en buenas condiciones, como norma general, son piezas de gran valor económico. Hay clásicos que son para conservar como por ejemplo los coches clásicos que tienen herencia de competición y mucha gente los compra porque ha sido un modelo que ha estado muy presente en su conciencia durante toda la vida.

El Lancia Beta Montecarlo Turbo tenía más de 400 cv y pesaba menos de 800 kg

Los clásicos de competición. Como veis hay gente que pierde la cabeza por este tipo de coches. Un icono del Grupo 5 de la FIA fue el Lancia Beta Montecarlo Turbo. El grupo 5 fue una categoría en la que se disputaron batallas entre titanes de la automoción como el Porsche 917, el BMW M1 o directamente los conocidos Formula Silhouette en Japón. Un grupo que tenía como requisito en el año 1966, el haber comercializado mínimo 25 unidades de calle de este vehículo y con una cilindrada tope de 5.0L. Posteriormente en 1970, la categoría se vio modificada para albergar coches deportivos de hasta 3.0L de cilindrada, una reducción muy drástica que hizo que los ingenieros buscasen nuevas maneras de aumentar el rendimiento a sus motores. Esta solución se conoce a día de hoy como turbocompresor. Por último, y antes que fuera sustituido por el Grupo B, el Grupo 5 recibió la última modificación.

Y es que la FIA, restringió el ancho de vías y se ordenó que se construyeran los coches del grupo 5 con las mismas dimensiones que el coche de producción, aún teniendo en cuenta que las normas no decían nada acerca de las anchísimas carrocerías con alerones. Tampoco decían nada de la altura y posición de las luces, un vacío legal que por cierto Porsche supo aprovechar con el 935 incorporándole el conocido morro “flat nose

Los italianos diseñaron el Lancia Beta Montecarlo Turbo de manera que el coeficiente aerodinámico fuera el más bajo posible. Consiguieron un cw de 0.32, una cifra que para los años 80 no estaba nada mal ya que teniendo de referencia un superdeportivo en producción en la misma época, como puede ser el Lamborghini Countach, tenia un coeficiente aerodinámico de 0.35.

La unidad que os presentamos a continuación es una réplica muy bien hecha. A base de indagar a través de la red hemos encontrado el año de creación de la misma, que fue el 2002. Este coche comenzó a construirse en el Reino Unido con un chasis tubular que fuera lo más parecido posible a un Lancia Beta Montecarlo Turbo de Grupo 5 original.

Un motor pequeño pero matón. La propulsión del Lancia Beta Montecarlo Turbo original quizás es lo más llamativo. Se trata de un 4 cilindros de 1.425 cc turboalimentado que rendía 479 cv en este pequeño bloque con una presión de sobrealimentación de más de 1,6 bar .

¿Qué os parecen estas cifras para estar hablando de un coche de principios de los 80? En esta réplica, el motor que han usado ha sido el bloque de 2.0L y 8 válvulas con turbo del Lancia Delta Integrale. Un motor que rendía 400cv, una cifra muy cercana al coche original.

Una máquina que hace el 0-100kmh en 3.6 segundos gracias a su potencia y sus 780 kg de peso. Un peso que por cierto era tan reducido gracias a la utilización de una carrocería hecha en fibra de vidrio. La transmisión de esta réplica se compone de una caja de cambios de 5 velocidades con diferencial autoblocante tipo LSD, y un embrague de dos discos que es el encargado de transmitir la potencia desde el volante motor a la caja de cambios.

La modificación de importancia en este vehículo son las ruedas. Se eligieron unas llantas en 19×10 pulgadas delante y 19×13.5 en el tren posterior. Unas dimensiones enormes para albergar unos neumáticos de 255 mm delante y 325 mm detrás. Su disposición de motor central y tracción posterior le confieren un reparto de pesos idóneo para rodar lo más rápido posible, y su historial lo corrobora: Ganador en 1980 de las 6h de Brands Hatch, las 6h de Mugello y las 6h de Watkins Glen. Esta última victoria se volvió a repetir en su palmares en el año 1981.

Es inevitable sentir cierta nostalgia al ver máquinas como el Lancia Beta Montecarlo Turbo del Grupo 5. Decimos esto porque para muchos (y me incluyo en estos muchos), esos años fueron la época dorada del automovilismo, cuando los coches los llevaban los pilotos de verdad y no los controles que los propios coches ahora incorporan.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

12 points
Upvote Downvote

Total votes: 2

Upvotes: 2

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 8 =

Nissan 200sx S13. S-Chassis combo.

Lancia Beta Montecarlo Turbo. Un monstruo del Gr.5