Importar un Toyota Supra MKIV. Un sueño hecho realidad

Importar un Toyota Supra MKIV 2JZ-GE. Swap a 2JZ-GTE

Me comentaba entre risas que cuando le entregaron el Toyota Supra MKIV, prometió que “no le haría nada”, que le encantaba tal y como estaba. Pero después de disfrutarlo el verano del año pasado, apareció ese demonio que nos da las ideas locas que luego nos hacen vivir. Su “mini-yo” rojo, le hizo plantearse la posibilidad de hacerle el swap a 2JZ-GTE. Pues fijaros si duró poco ese planteamiento que 4 meses después su novia y un buen amigo, le calentaron tanto la cabeza con lo de que en la vida hay que hacer lo que a uno le apetezca, que se le giraron los cables y en menos de una semana compró el motor.

Carlos habla de su novia como aquella persona que le ha empujado a hacer esas “locuras” que él siempre ha querido hacer, pero que no tenía muy claras. Textualmente, me decía que sin ella todo esto no hubiera ocurrido. Una declaración de amor en toda regla. Ella le ha animado siempre a lograr todo lo que se proponga y realmente de eso se trata. Si estás con alguien es para poder circular por la misma carretera en armonía.

Pues bien, encontró el motor por internet a través de una empresa que los importa. En cuanto lo recibió, cosa que tardó aproximadamente un mes y medio por el tema de las aduanas, empezó la faena de poner todo en orden. En cuanto pidió el motor, también pidió el cableado del mismo. Hay que ser consciente de que si no eres manitas, o tienes un buen caudal de dinero bajo el brazo, meterse en una hazaña como esta puede terminar siendo tu peor pesadilla. Os cuento: Cuando recibió todo el material para poder hacer el swap, teniendo el motor a punto, conectó los cables al motor, colocó todo en su sitio y cuando ya estaba casi todo en su lugar… No encajaban los últimos cables ya que la centralita no está en el mismo lugar y las conexiones no eran las mismas. ¿Qué ocurría? Le habían enviado un cableado para un Toyota Supra MKIV europeo. Tocaba desmontar todo y volverlo a enviar a Estados Unidos para que lo rehicieran todo de nuevo, y obviamente, esperar otro mes y medio por el inconveniente de las aduanas. Unos meses más tarde, volvió a recibir el nuevo cableado. Lo instaló y por fin el motor arrancó. Pero esto no acaba aquí. A los 5 minutos de encender el motor, el garaje se llenaba de humo. Descubrió que el problema venía de los inyectores. Y siguiendo la red del problema, encontró que la centralita funcionaba de manera incorrecta. Mandaba señal continua al conector del inyector numero 4 por lo que lo dejaba abierto constantemente. Hasta dar con que el problema venía de la ECU se tiro un par de días comprobando todo. Hay que tener en cuenta que todo lo aprendido, ha sido en base a ensayo error. Algo de locos teniendo en cuenta que se trataba de un Toyota Supra MKIV 2JZ-GTE. Pero dicen que así es como más se aprende, y están en lo cierto.

¿Qué hizo? Pidió una centralita a Reino Unido y en cuanto llegó, la instaló y “todo funcionaba a la perfección”. Con una sonrisa de oreja a oreja, salió a probar el coche y… no le duró ni 10 km. Escuchó un ruido raro y el coche, de repente perdió potencia. En ese momento la sonrisa que tenía ya no se notaba por ninguna parte. Cuando empezó a revisar todo, pudo descubrir que las palas de uno de los turbos se habían desintegrado. Tal cual como lo leéis. Los pequeños trozos salieron despedidos por el tubo de escape. Durante la conversación con Carlos, me comentó que Ivan, el chico que le trajo el motor, cumplió con un servicio post venta excelente, ya que se hizo cargo de la centralita y de los turbos sin que Carlos tuviese que poner ni un céntimo más. Cuesta encontrar gente que responda de tan excelente manera en este país.

Es tal la pasión que Carlos tiene por su coche, que recibió los turbos de reemplazo el 31 de Diciembre de este año pasado y a las 11 de la noche se encontraba con su novia, en el parking desmontando y colocándolos. Su novia tuvo que meterle bronca porque de ser por él no se comía las uvas hasta no haber terminado con la tarea pendiente. Obviamente no lo dejó para la mañana siguiente, justo al terminar la última campanada se volvió a su garaje para acabar de montarlos. Al terminar salió a probarlo y aunque el coche funcionaba perfectamente, la presión le subía a 1,5 bares y se suponía que estando de serie no tenía que pasar de 0,9 bares. Como es lógico, si la centralita ya había sido cambiada porque fallaba, pensaba que ese no sería el problema, pero un amigo suyo de Málaga que tiene otro Toyota Supra MKIV, se iluminó y le comentó que mirase la referencia de la misma para volverlo a comprobar. Y efectivamente, la historia interminable continuaba. Se habían equivocado y le habían enviado una centralita de un Toyota Supra MKIV europeo. Carlos ya no sabía si reír, llorar, o qué hacer.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

35 points
Upvote Downvote

Total votes: 27

Upvotes: 26

Upvotes percentage: 96.296296%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 3.703704%

32 Comentarios

Contestar
  1. Una historia retorcida de cojones, muchos tirarían la toalla a mitad del camino y tratarían de encasquetarle el proyecto a otro. Enhorabuena al propietario por no rendirse y lograr dejar el coche como se merece. Saludos de parte de otro dueño de uno de esos Toyota míticos de los ’90.

  2. Preciosa cronica, todos los que hacemos algo asi sabemos lo que cuesta, las horas que dedicamos a ello y todo el esfuerzo y dinero invertido…y no hay nada mejor que quien te quiere te apoye y lo haga contigo. Felicidades por el coche!

  3. Me ha alegrado mucho leer este post, como ya he comentado en otras ocasiones… sueño con este coche. Y que historia… Me alegro mucho por Carlos, disfrútalo compañero 🙂

  4. Lo que más se aprecia de Carlos es la paciencia y determinación para terminar su proyecto y cumplir su sueño a veces todo se junta para hacerte perder tus sueños pero tienes que ser persistente para cumplir tu objetivo

    • Los números de la matrícula no coinciden con los de la realidad, los hemos editado para no tapar la matricula con las letras “JDM”. Saludos.

  5. Hola, quisiera ponerme en contacto con Carlos el dueño de este tremendo Supra. Tengo el mismo deseo que tu y me encantaría empezar el camino de tener una de estas pedazo de máquinas. Espero contactar contigo. Vivo cerca de Alicante. Un saludo. Muy buena historia.

  6. Hola Carlos, para empezar decirte que todo sufrimiento tiene su buena recompensa y tu te lo has ganado 😉 me gustaria ponerme en contacto contigo, para preguntarte unas cosas sobre el bicho si es posible. Gracias
    Un saludo

  7. Enhorabuena por ese gran proyecto. Sobre todo tienes suerte de contar con una novia así de comprensiva; muchas acabarían matando al novio, jeje. No la dejes escapar.

  8. woow que historia la de carlos, un sueño echo realidad, que ganas de tener 2jz-gte, solo falto el video de ese supra llegando al corte para deleitarnos con ese hermoso sonido.

    saludos desde chile.

  9. Hola amigos, muy interesante su artículo.

    Verán esta es mi historia: como muchos de ustedes el Supra siempre ha sido el carro soñado y para suerte mía lo encontré, actualmente vivo en Venezuela pero debido a la crisis económica que atravesamos me he visto forzado a irme a España (cabe destacar que soy hijo de españoles), el viaje se aproxima y como podrán adivinar no tengo la menor intención de vender mi coche, así que averigüe aquí y allá y di con una empresa que puede enviar el coche hasta España. Ahora el problema es: Que debo hacer para ingresar mi coche legalmente al país? (he leído de la ITV y ahora de homologaciones necesarias), cuanto seria el gasto aproximado? con quien puedo contactar?

    AYUDAAAA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + diez =

Volkswagen Golf Mk1 de BBM Motorsport. Proyectil tierra-tierra

Importar un Toyota Supra MKIV. Un sueño hecho realidad