Subaru STI. Cuando el motor boxer te roba el corazón

Por alguna razón la gente se enamora de los Subaru. Cuando recuerdas muy seguido algo del pasado, es obvio que aquello logró marcarte de por vida. El motor boxer fue aquello que Francis un día probo y años después decidió volver a tener para no despegarse de él por mucho tiempo.

Subaru STI. Volver al motor boxer es lo que Francis deseaba.

Su historia con el motor viene desde muy pequeño, cuando su padre ya lo llevaba a correr con Karts. Tanto le gustaba que, un día, el padre decidió comprarle uno para que pudiese disfrutar más seguido de aquel hobby que tanto le gustaba.

A los 16 años tuvo su primer coche, un Toyota Curren. No se si lo conocéis, pero se trata del Toyota Celica que fue fabricado desde 1994 hasta 1998 para el mercado japonés. Ambos modelos compartían interior y parte trasera, diferenciándose por el frontal, en el que el Celica disponía de 4 luces redondas y el Curren de un frontal más cuadrado con las luces que seguían la misma forma.

Más tarde tuvo un Seat, luego un Mitsubishi, después un Audi, Mercedes, Subaru, etc. Muchos coches han pasado por sus manos, pero desde que probo el motor boxer del Subaru Legacy, le gusto tanto que según él, no hay ningún motor que lo supere. Tanto su sonido, como la mecánica del mismo lo convierten en una combinación 10 para Francis.

Antes de tener este Subaru STI que veis en las imágenes del reportaje que nos ha traído Eduardo desde America del Sur, Francis tuvo una bestia que a día de hoy está dando mucho de que hablar, el Mercedes A45 AMG. Pero tal y como comentaba, él quería volver a notar las sensaciones que ofrece el motor boxer, y por eso decidió comprarse el Subaru STI. Nos cuenta que la gente le preguntaba como podía dejar de lado un AMG para cambiarlo por un STI, pero esto no le importaba en absoluto. No se veía con ganas de empezar un proyecto sobre un coche que, aun gustándole mucho, no era el de sus sueños.

Después de convencerse a si mismo que el Subaru en color azul era emblemático, ya que él dudaba entre el negro y este color, decidió ponerse manos a la obra con la instalación de los extras que ha ido instalando desde que lo compró y sigue instalando a día de hoy.

Francis quería lograr un proyecto completo, por ello decidió invertir tanto en la parte estética como en la mecánica. En cuanto a las modificaciones remarca las más destacadas:

En el motor:
– Válvula diverter Cobb
– Perrin Boost Controller, crank pulley, air/oil separator.
– Injector Dynamics 1000cc
– Blouch Turbo 1.5xtr Dominator
– Eibach front & rear swaybars, springs.
– Aem gauges
– Manley Forged pistons, cranks.

– CAI Aem
– Deutschworks Fuel pump 320
– Oil pump 12 mm oem
– NGK iridium sparks
– Arp Studs & Bolts
– Invidia Downpipe
– ETS catback
– Mishimoto Radiator

En cuanto a la parte estética, muchas partes son de fibra de carbono que ha tenido que importar de Japón y de Estados Unidos.

Sabe perfectamente que está sumergido en un proyecto que puede no tener fin, pero también puede llegar a lograr tener el coche que todo amante de Subaru y de los motores boxer haya soñado jamás. El potencial del Subaru STI es inmenso.

Esperamos que sigas colgando fotos en las redes sociales de tu japonés. Recuerda que para que lo veamos todos solamente debes subir las fotografías con el hashtag #wedofreshimports. ¡Un placer haber podido escuchar tu historia Francis!

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

11 points
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

GT500CR 900S. Un Ford Mustang del 67 único

Subaru STI. Cuando el motor boxer te roba el corazón