Importar un Toyota Supra MKIV. Un sueño hecho realidad

El Toyota Supra MKIV lo quería hace bastantes años. Cuando tenía 12 ya lo deseaba. Lo veía en revistas, en juegos, en películas como en Fast and Furious, en vídeos de Youtube… y eso le hacía desearlo aún más. En resumen, la razón por la que Carlos empezó a ahorrar tenía un nombre: Toyota Supra MKIV. Él, es una persona bastante reservada, que solo comparte sus ideas con la gente que considera su familia. De tal modo, nadie supo que tenía en mente pensado comprarse ese coche hasta un año antes que decidió dar el paso.

Importar un Toyota Supra MKIV. Cuando el coche de tus sueños llega a tu hogar

Cuando veía que sus ahorros ya empezaban a tener forma de Supra MKIV, buscando por internet encontró un contacto que importaba coches. Después de mantener largas charlas con él, un buen día, el chico le llamó para comentarle que tenía un Skyline GTS-T R33 con unos 450cv y un Evo VI, pero Carlos tenía muy claro que coche quería, ese sueño que llevaba persiguiendo tanto tiempo, el Toyota Supra MKIV. Por lo tanto, dejó constancia al intermediario que de no ser el coche que quería, no era necesario que se lo comunicase. Indiferentemente Carlos seguía mirando y rebuscando por internet por lo que había encontrado uno que le llamaba la atención.

Color azul y con piezas modificadas como por ejemplo los frenos. ¡Parecía estar muy bien conservado! Será el karma o la alineación de los astros, pero días después, el contacto de UK le escribió para comentarle que iría a ver 2 Toyota Supra MKIV que había divisado por la zona, uno gris y otro azul. En cuanto le mencionó el segundo color, el corazón de Carlos dio un vuelco, como si su mente supiese que ese era el que el ya había visto antes. Y así fue, su intuición no fallaba, en cuanto le pasaron las fotos y vio que era el mismo coche, supo al instante que iba a ser suyo.

Este Toyota Supra MKIV ha viajado bastante. Proviene del país del sol naciente, exactamente de Suginami (杉並区), uno de los 23 barrios especiales de Tokio. En 2005 viajó a Reino Unido, y la verdad que para haber estado aproximadamente unos 8 años allí antes de tocar territorio español, el coche estaba en muy buenas condiciones.

En cuanto dio el visto bueno y adelantó el dinero para la compra, tuvo que esperar alrededor de un mes y medio hasta que lo tuvo en casa. Bueno en casa… En Alicante más bien ya que él es del norte. ¿Recordáis cuando estuvimos con él el verano pasado por su zona? Aún no le había hecho el swap a 2JZ-GTE. Bueno, siguiendo con la historia, llegó a Alicante algo tarde, y a la 1 de la mañana estaba retirando el coche. Quizás podría haber esperado pero, las ansias le comían por dentro. Estaba tan emocionado que cometió el error de no mirar ni revisar casi nada del coche. No fue un error grave porque le hizo casi 1000 km hasta su casa y el coche funcionó perfectamente. Imaginaros si tenía ganas de tenerlo guardado en su garaje que durmió junto a su novia en el coche de camino a Cantabria.

Tuvo suerte porque a la semana, una vez ya estando en su casa le falló el alternador y a los dos meses se le estropeó el embrague. Algo normal que con los años tenía que cambiarse. No fue un problema. Él sabía que cosas de como estas saldrían por lo que, cuando ahorró el dinero para comprar el Toyota Supra MKIV, tuvo en cuenta el tener un colchón para este estilo de imprevistos.

Realmente, la peor pesadilla fue el cambio de residencia y rematriculación del coche. La historia parecía sencilla. A Carlos le comentaron que el Toyota Supra MKIV de entrada no iba a estar a su nombre ya que debía permanecer a nombre del anterior propietario, un chico Inglés, durante un mínimo de 6 meses. De modo que, esa persona que estaba empezando a residir en España pudiese rematricularlo posteriormente. Pasados esos 6 meses, junto con ese chico, se desplazaron a una ITV donde, como norma general, te piden el empadronamiento de la persona que pide el cambio de residencia. ¿Cuál fue la sorpresa? Que todo se trataba de una estafa, y ese chico Inglés hacía más de 10 años que vivía en España. Obviamente todas las ITV le tiraron atrás cualquier trámite que quería hacer. Los Ingenieros homologadores le comentaban que no se podía hacer nada. Imaginaros tener un coche que te ha costado casi todos tus ahorros de más de media vida, en un garaje parado, porque alguien prometió que “sería fácil” tenerlo en tu casa a tu nombre y que finalmente se trate de un fraude. Dicen que llevarte bien con todo el mundo es la clave, y así fue. Unos buenos amigos de Carlos, le comentaron que la única solución era rematricularlo en Alemania ya que era el único modo de poder conseguir los papeles del test de emisiones de gases que el vehículo emitía legalmente en 1994. Con el certificado de gases en regla, en España ya se podría llevar el vehículo a un laboratorio de ensayos (INTA o IDIADA) para obtener la aprobación y la homologación individual. Después de muchos dolores de cabeza, Carlos obtuvo los papeles legales alemanes, pasó por INTA y posteriormente se dirigió a una ITV para obtener el visto bueno del ingeniero que días mas tarde le facilitaría los papeles firmados.

Finalmente se matriculó a finales de Marzo del año pasado. Imaginaros el tiempo que tuvo el coche sin poderlo utilizar como el quería… Es un precio que hay que pagar. Algo que no le gustó en absoluto, es que te venden que dentro del precio del vehículo está la matriculación, pero sin quererlo ni beberlo, tuvo que poner más de 5000 euros para conseguir matricularlo.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

20 points
Upvote Downvote

Total votes: 10

Upvotes: 10

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

30 Comentarios

Contestar
  1. Una historia retorcida de cojones, muchos tirarían la toalla a mitad del camino y tratarían de encasquetarle el proyecto a otro. Enhorabuena al propietario por no rendirse y lograr dejar el coche como se merece. Saludos de parte de otro dueño de uno de esos Toyota míticos de los ’90.

  2. Preciosa cronica, todos los que hacemos algo asi sabemos lo que cuesta, las horas que dedicamos a ello y todo el esfuerzo y dinero invertido…y no hay nada mejor que quien te quiere te apoye y lo haga contigo. Felicidades por el coche!

  3. Me ha alegrado mucho leer este post, como ya he comentado en otras ocasiones… sueño con este coche. Y que historia… Me alegro mucho por Carlos, disfrútalo compañero 🙂

  4. Lo que más se aprecia de Carlos es la paciencia y determinación para terminar su proyecto y cumplir su sueño a veces todo se junta para hacerte perder tus sueños pero tienes que ser persistente para cumplir tu objetivo

    • Los números de la matrícula no coinciden con los de la realidad, los hemos editado para no tapar la matricula con las letras “JDM”. Saludos.

  5. Hola, quisiera ponerme en contacto con Carlos el dueño de este tremendo Supra. Tengo el mismo deseo que tu y me encantaría empezar el camino de tener una de estas pedazo de máquinas. Espero contactar contigo. Vivo cerca de Alicante. Un saludo. Muy buena historia.

  6. Hola Carlos, para empezar decirte que todo sufrimiento tiene su buena recompensa y tu te lo has ganado 😉 me gustaria ponerme en contacto contigo, para preguntarte unas cosas sobre el bicho si es posible. Gracias
    Un saludo

  7. Enhorabuena por ese gran proyecto. Sobre todo tienes suerte de contar con una novia así de comprensiva; muchas acabarían matando al novio, jeje. No la dejes escapar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =

Volkswagen Golf Mk1 de BBM Motorsport. Proyectil tierra-tierra

Importar un Toyota Supra MKIV. Un sueño hecho realidad