WRC de los años 90 de nuevo enfrentados

A veces pasa. Hay objetos que son como el vino, contra más tiempo pasa mejores, o más buenos se vuelven. Las sensaciones son algo que os queremos transmitir siempre desde Fresh Imports, y durante este reportaje, las emociones estuvieron a flor de piel. Imaginaros, sentados tras un volante desplazado, en el valle de una montaña donde el único ruido que se escucha son hojas correr por culpa del viento, y algún canto tímido de cualquier pájaro. Entonces ahí estás tú, para romper ese silencio, con una válvula de descarga, o con el ronroneo particular de un motor Boxer salido del WRC de los años 90.

Seguro que muchos de vosotros os sentiríais los más felices por una pequeña fracción de tiempo, pero intentaremos mejorarlo. Imaginaros que seguís ascendiendo, que dejáis las nubes por debajo vuestro, y que tenéis que conducir como Ari Vatanen en el mítico vídeo de “Climb Dance” en 1988, con una mano en la frente y otra al volante y la palanca de cambios. Sin duda una de las mayores sonrisas (para el que sepa apreciar estos momentos) se esbozara en vuestra cara.

Subaru Impreza GC8 VS Toyota Celica ST185, dos WRC de los años 90

Que decir de estos dos titanes del WRC de los años 90. Uno una edición especial Limitada a 5000 unidades mundiales, de las cuales, 3000 se destinaron a Europa y solo 150 fueron a parar a España. El rival, el que para muchos es el tracción integral turbo por excelencia.

Hablemos del Toyota Celica ST185 GT-Four Carlos Sainz Edition. Como dato curioso, no salio con los 280cv que solían salir Lancer EVO, Subaru WRX STi etc… Aquí en España salió con 208 cv.

Y os preguntaréis ¿Por qué? Sencillo, algo que muchos odiamos y empieza por EURO y acaba con un número que va de momento del 1 al 6. Son esas leyes anti-contaminación que afectan a toda Europa. El soplado del turbo era de 0’5 de serie, mientras que en Japón por ejemplo, o en EEUU, donde se comercializó el Celica GT-Four RC y All-trac respectivamente, soplaban de serie a 0’8 Bar produciendo potencias de 225 cv, una cifra muy buena pero aún lejana a los WRC de los años 90 de calle.

¿Como solucionar esto? David es su propietario, un chico que con ilusión construyó su sueño, después de tener varios problemas al comprar esta unidad número 2018 de 5000 Celica ST185 Carlos Sainz Edition fabricados. Forjar todos los internals del motor y aumentar el soplado del turbo a 1’1 bar soluciona el problema, que según David, tenía este modelo WRC de los años 90 de calle, un comportamiento algo perezoso.

El resultado son unos 270 cv que te aplastan contra el asiento si se apaga una luz verde del tablero, esa que al lado se lee la palabra ECO.

Hablemos del rival, otro WRC de los años 90, aunque no en su versión de 280 cv. Se trata de un Subaru Impreza WRX, o también conocido como GT Turbo. Este vehículo, es ese coche que se compraría un padre de familia petrolhead. ¿Porqué decimos esto? Sencillo, un coche de 220cv, tracción integral y turboalimentado, con cuatro puertas… Un domingo lo mismo puedes ir a lavarlo con una sillita puesta detrás con tu retoño, que utilizar solo los dos semi-baquets delanteros.

Su propietario, Germán, quien ya conocemos en Fresh Imports tras el reportaje que Xavi le hizo a su Toyota MR2 SW20, ha adquirido este Impreza GC8 hace aproximadamente un mes. El cambio es significativo, pues el Impreza tiene una aceleración bestial, pero lo compara con la agilidad y ligereza con la que se desenvolvía el MR2 en algunas situaciones, aunque éste no tenia el caracter de un WRC de los años 90

La sesión de fotos transcurrió con tranquilidad, con algún pisotón en alguna recta, pero las carreteras no son para correr, un carril para dos sentidos, demasiado riesgo.

En cada parada que hicimos reinaba la tranquilidad, un lugar donde hablar alto incluso resultaba incómodo para nosotros, pues estábamos rompiendo el silencio de la naturaleza. Solo se escuchaba el click de la cámara puesta sobre el trípode, y una vez acabadas las fotos se volvió a escuchar el ronroneo de dos motores 4 cilindros totalmente distintos.

Hablando de estadísticas de competición, empezaremos por el Subaru, un coche que con todas sus variantes, desde el año 1997, hasta el 2008 ha disputado 177 pruebas, de las cuales ha conseguido 42 victorias y 92 podiums, cifras muy destacables. El GC8, que participó del 97 al 2000, consiguió llevarse el primer puesto en 20 pruebas gracias a sus pilotos.

El Toyota Celica ST185 fue ganador del campeonato mundial de Rallys (WRC) en el año 1992, con Carlos Sainz, en el 1993 con Juha Kankkunen tras su volante y en el 1994 con Didier Auriol. Fueron 3 años de dominio de Toyota en el WRC de los años 90 con 22 victorias y un segundo puesto.

Sin duda están bastante igualados en victorias, con la salida del grupo A en el 1997 y la entrada de los WRC, las marcas japonesas querían demostrar su dominio y vaya si lo hicieron.

Entre los dos suman 42 victorias en el WRC de los años 90, concretamente del 92 al 2000, solo contamos estos dos modelos, el Impreza GC8 y el Celica ST185, con esto nos queda muy claro que no son máquinas solo para pasear, sino que al subir en estos coches, te hacen sentir dentro de un verdadero cohete en el que te propulsa a velocidades elevadas en un abrir y cerrar de ojos.

La sesión se alargó más de lo previsto así que decidimos parar en una masía, muy típica donde sirven menús en los que si comes todo lo que te sirven, al levantarte de la silla tendrás serios problemas para moverte, así que imaginaros además teniendo que ascender y descender la montaña con las curvas características.

Llegaba el final de las horas de luz, así que nos dirigimos a tomar las últimas instantáneas en un solitario llano al lado de la carretera, donde la puesta de sol nos iba a dar una sorpresa…

No pudimos desaprovechar la oportunidad mientras ascendíamos, pues lo más espectacular aún no ha llegado, pero mientras el sol se esconde, embellece las líneas de estos dos WRC de los años 90

La naturaleza nos regaló instantáneas que no necesitaban retoque alguno tras salir de la cámara.

El hábitat natural de los WRC de los años 90 o de la década que sean, están siempre entre el asfalto y la grava.

Mientras el sol cae, en ese solitario llano de la montaña, charlamos y tomamos las últimas fotografías, que resumen un día espectacular.

Un día entre WRC de los años 90 señoras/es. Y vosotr@s ¿Cuál creéis que es mejor? No cabe duda que tanto el Subaru Impreza como el Toyota Celica, marcaron un antes y un después en el WRC de 1990 hasta el año 2000, una década dorada para los rallys, así fue la década de los 90.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =

Nuevo Corvette Z06. Una flecha en todos los sentidos.

WRC de los años 90 de nuevo enfrentados