Museo Histórico de Alfa Romeo. Una visita obligada

El Coliseo, El Vaticano, La plaza de San Pedro, Los carnavales de Venecia… Todos estos sitios son los que un turista, entre los cuales me incluyo, debería visitar si viaja a Italia. Pues bien, Freshers, es hora de que suméis un destino más a la hora de programar vuestras vacaciones: El Museo Histórico de Alfa Romeo.

Museo Alfa Romeo. La historia entre cuatro paredes

Situado en la localidad de Arese, al noroeste de Milán, el museo de Alfa Romeo nos conduce a través de la historia de esta emblemática marca italiana. Aunque todavía hay zonas de la entrada que están en construcción, dentro del edificio está todo terminado. La entrada cuesta 12€, aunque gracias a mi inglés, muchas veces “inventao” como diría José Mota, y no sin antes ponerme en contacto por correo electrónico con el museo, pude disfrutar de una entrada de prensa que me daba libre acceso y todo tipo de comodidades a la hora de sacar las fotografías.

Lo primero que nos encontramos nada más entrar, es una pared con la evolución del logotipo de la marca, que si bien, ha sufrido algunos cambios a lo largo de su historia, siempre se ha mantenido con el estilo que conocemos en la actualidad. Junto a esto, una exposición de motores de avión, si, ¡de avión! Que también fueron una seña de identidad de la marca en sus inicios.

Tras subir por unas escaleras mecánicas, encontramos los primeros vehículos de la marca ordenados cronológicamente. Desde el A.L.F.A 15 HP Corsa de 1911 hasta la actual joya de la corona de la marca, el Alfa 8C.

Bajando unos peldaños, entramos en la sala de prototipos de la marca. De todos ellos, realmente solo conocía uno, el 4C Volante, del resto no tenía ni idea, y la verdad es que algunos de ellos son espectaculares y podrían haber pasado a la linea de producción, como por ejemplo el 2000 Sportiva de 1954 o el 33 Iguana de 1969, del cual se extrajo la tecnología para la carrocería del DeLorean DMC-12.

Un breve paseo por los modelos Giulia y Giulietta que tan famosos hicieron a la marca, y nos metemos de lleno en la historia de Alfa Romeo en el mundo de la competición. Grandes conocidos por disputar y ganar en varias ocasiones la Targa Florio o la Mille Miglia, sin duda alguna, uno de los mayores hitos del que pueden alardear, es de ser los primeros en ganar el campeonato de Fórmula 1 en el año 1950.

Pero es después de este breve paseo con unos audiovisuales muy interesantes, cuando llegamos, al que sin duda sea para muchos la mejor sala del museo. ¿Quién no ha jugado a Gran Turismo y se ha puesto a los mandos del Alfa Romeo 155 V6 TI? Pues bien, en realidad, una de las razones de ser de mi visita a este museo, era poder ver en persona el Alfa Romeo 33 Stradale, una de las obras de arte más famosas del mundo de la automoción. No me defraudó.

Una vez terminada, y como se acercaba la hora de comer, me quede en el restaurante-cafetería del museo, muy recomendable, ya que el museo se encuentra en una zona industrial y no hay muchos sitios donde elegir. Ademas, tiene detalles que hacen que no abandones en ningun momento el entorno “alfista” del lugar.

En resumen, la visita se debe convertir en algo obligado para todos los entusiastas de la marca milanesa, y en general, para todos aquellos que estén planeando el típico viaje con destinos automovilísticos que todo petrolhead quiere hacer.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =

Rutas entre amigos al más puro estilo Kanjo

Museo Histórico de Alfa Romeo. Una visita obligada