Toyota Starlet KP61 con Kit TRD. Clásicos anchos.

Tras la pasada reunión de coches clásicos en Montjuic, vamos viendo como hay personas que disfrutan más de un clásico que de las comodidades que puede ofrecernos un coche moderno. Son puristas, auténticos petrolheads que sienten la nostalgia del pasado cada vez que encienden el motor de estas reliquias.

Hace relativamente poco que Eduardo pertenece al equipo de Fresh Imports y ya nos ha traído excelentes historias como por ejemplo la de Adrian Riesser y su Hyundai Genesis o la del BMW M3 E30 de Diego. Hoy ataca de nuevo con la historia de este Toyota Starlet KP61 con Kit TRD, un hatchback de propulsión trasera totalmente envidiable.

Yoshio, el dueño de este Toyota Starlet KP61 con Kit TRD nos cuenta con total simpatía y desparpajo la cantidad de modificaciones que le ha hecho al coche, de hecho su respuesta rápida a la pregunta fue… “- Es que no se que le he puesto… ¡DE TODO LE HE PUESTO!”

Yoshio tiene claro que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia, por ello conserva de forma impoluta los emblemas originales del Toyota Starlet. Sustituyo los viejos retrovisores del coche por unos Napoleón GT Racing de lo más vintage que realzan su faceta más clásica, además de sustituir los bombines de las puertas por unos Solex Hi-Tech Locks.

El swap perfecto para toyota Starlet KP61 con Kit TRD

Debajo del capó, encontramos un motor 4AGE Twincam 20 Black Top que produce 160 caballos a 7,800 rpm. Como os podéis imaginar, no se trata del motor de origen, este vehículo ha dejado atrás la vieja serie 2K, 3K o 4K. Además del motor, encontramos elementos como los soportes de motor Cusco, embrague Exedy, cuerpos de admision independiente, bomba de gasolina Walbro, radiador Mishimoto

El kit TRD para toyota Starlet KP61. Como anillo al dedo.

Si empezamos por el exterior, este Toyota Starlet KP61 cuenta con un Kit TRD versión N1. Si me lo permitís, y si alguno no lo cree así que lo comente con total tranquilidad, creo que Body Kits anchos parece que vuelven a estar de moda (no penséis que son algo nuevo), Liverty Walk o RWB ya llevan años reconstruyendo los pasos de ruedas de clásicos exóticos y de alguno no tan clásico. De hecho, en la década de los 50-60, los radicales Bōsōzoku’s ya daban este aspecto a sus coches… aunque algo más exagerado tal vez.

Eligió unas llantas Watanabe de lo más clásicas, una elección perfecta para un coche de los 70. En su interior, podemos apreciar unos discos de mayor diámetro y unas pinzas Wilwood. Recordad que aunque el peso del Toyota Starlet KP61 sea de tan solo 700kg aproximados, hay que frenar los 160cv del motor. En cuanto a mejoras de estabilidad, se eligió una suspensión Cusco original de Japón.

Este Toyota Starlet KP61 con Kit TRD ha pasado por 5 tonalidades diferente de color. Actualmente está repintado en rojo TRD. El capó del coche está hecho en fibra con el objetivo de aligerar aún más el peso del vehículo. Aprovechó también para cambiar la parrilla delantera por la del S y, con orgullo, luce un emblema de la Japan Automobile Federation en la parrilla delantera.

A veces, los reportajes se hacen largos y acabamos consumiendo litros y litros de gasolina. Aprovechando el momento, vi que podía ser un detalle mostrar el tanque celular de gasolina que monta en la parte trasera. ¿habíais visto repostar alguna vez un coche por el maletero?

La linea de escape está hecha en acero inoxidable, está pensada para evadir el oxido y exprimir al máximo el potencial del 4AGE Twincam 20 Black Top. Un pequeño ratón con un gran potencial que podría plantar cara a parientes como el Toyota Celica o Toyota Supra por su gran relación peso/potencia en los tramos más revirados.

El interior está totalmente vaciado, únicamente conserva el tapizado que está totalmente restaurado. Cuenta con un volante TOM’s, reloj de gasolina Tomei, asientos deportivos, arneses Takata, tacómetro Omori, barras anti vuelco… Con el tiempo, las piezas de estos viejos coches van escaseando, nos cuenta que se ha hecho con varios tableros, relojes, clusters, luces… para ir restaurándolos.

Yoshio se hizo con él hace 3 años en la ciudad de Chincha (Peru) y a día de hoy no tiene en mente sacárselo de encima, seguramente siga pensando por donde reducir peso y por donde sacar potencia.

El problema que sufrimos muchos con este tipo de proyectos es que el vínculo que se crea entre el coche y nosotros es demasiado fuerte… Pasamos mucho tiempo arreglándolos y modificándolos. Surgirán problemas que nos lleven a la desesperación, que puede que nos lleven años con el coche parado… pero mientras podamos ir tirando y exista ese sentimiento de petrolhead… acabarán volviendo.

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

14 points
Upvote Downvote

Total votes: 6

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 83.333333%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 16.666667%

5 Comentarios

Contestar
  1. Hola, me encantó el proyecto. Resien empezare mi proyecto y tmb es un kp, lo que queria saber era si valdría la pena trabajar la culata del 2k. De todos motos mas adelante le ponde un 16v. Pero de momento quiero saber si valdria la.pena trabajar en el 2k.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =

La jornada técnica automoción que todo alumno querría tener.

Toyota Starlet KP61 con Kit TRD. Clásicos anchos.