Festival de la velocidad 2016. Lo bueno estaba en la pista.

En general, el Festival de la velocidad fue sobre ruedas. Y no empiezo este post tan eufórico como de costumbre por una sencilla razón. Se crearon mayores expectativas de lo que iba a ser respecto a lo que realmente fue. No con ello quiero decir que saliese mal, en absoluto. Fue un rotundo éxito. Pero, que se cancelasen a ultima hora los hiper coches, rompió los esquemas de muchos de los asistentes que habían comprado la entrada anticipada para verlos.

Un Festival de la velocidad interesante pero restrictivo

Todo lo que menciono en este post sobre los inconvenientes de este Festival de la Velocidad quiero que queden al margen del circuito. Hace años que trabajamos mano a mano con el Circuit de Barcelona-Catalunya y podemos afirmar que los servicios y la atención del mismo hacia los participantes, pilotos, escuderías, espectadores y prensa es excepcional. Suponemos que la organización y el planning del evento en cuestión, dependen de los directores del mismo, y no del circuito en el que se lleva a cabo.

Después de leerlo por la red, habíamos entendido que se cancelaban un par de hiper coches pero no fue así. Se canceló la asistencia de todos. Remarco esto porque iba a ser algo exclusivo, algo que pocas veces se había visto en España. Una concentración de hiper coches que la mayoría de personas solo habrán visto en fotografías. Pero hubo algo que no gustó a la organización de este micro evento dentro del Festival de la Velocidad. Nos gustaría poder saber que ocurrió, porque me da la sensación de que hubo un mal entendido que echo atrás a los propietarios de los vehículos. Sabemos que culpa del circuito no fue porque un circuito que es capaz de albergar un gran premio de Formula 1 es apto para cualquier tipo de evento. Por ello, nos gustaría que comentaseis que es lo que creéis que pudo pasar. Por lo menos, los asistentes se pudieron deleitar con la exposición que Porsche había colocado al alcance de todo el mundo.

El mundo del motor en España digamos que está en auge, pero si lo comparamos con otros países nos quedamos en una posición bastante atrasada. Muchas personas están aportando su grano de arena para que, algún día, seamos un país referente en este sector. Pero viendo cosas como estas nos damos cuenta de que todavía queda mucho camino por recorrer. Por ejemplo, la concentración tuning que se hizo dentro del recinto del circuito, en mi opinión dejaba que desear. Bueno, no únicamente en mi opinión, sino en la de varios participantes con los que estuve hablando, que también opinaban lo mismo. Lo que uno busca cuando va a una concentración de coches es encontrarse con algo similar a lo que logró la Cream con su Cream Show 2k15. Un ambiente distinguido que te transporte a otro lugar. Lo queráis o no, no tenemos que inventar nada nuevo. No me cansaré de decir que tenem

os países referentes como Alemania o USA, de los cuales podemos copiar los pasos que siguen con los que logran un éxito rotundo tras otro. Pero parece ser que no se siguen los pasos y lo que prevalece es lucrarse de algún modo (no hablo de ninguna concentración en concreto, sino en general). Lamentablemente los filtros son indispensables si queremos lograr algo espectacular. Lo que tristemente, si a alguien no se le permite la participación por A o por B, en vez de aceptarlo y trabajar sobre su coche para lograr entrar el año siguiente, se queja, se cabrea y termina hablando pestes del evento. No es lógico que por cobrar la entrada y “llenar” el evento, se vean vehículos de serie que tan solo tienen una pieza cambiada del vehículo. Y lo queráis o no, hay que ser realistas. Hay vehículos que aunque tengan varias piezas cambiadas no encajan en una concentración “exclusiva”… así que pensamos que lo único que deseaban era cantidad sin tener en cuenta la calidad y lucrarse, si no, ¿para qué? ¿acaso tuvieron en cuenta el nivel? NO. Alguien tenía que decirlo.

Así no vamos a llegar a ninguna parte señores… y la gente, cada vez más, está más reacia a los eventos así. Por suerte, tal y como he comentado lineas atrás, hubieron vehículos que si daban la talla, ya sea por su pulidez, o por sus preparaciones como vehículo de Drift, por ejemplo.

Dejando al margen la concentración MOD.A.S, hubieron más actividades que convirtieron el Festival en un fin de semana perfecto. Los monoplazas con motor 1.4t Abarth hicieron presencia. El Campeonato de España de F4, que disputaba la quinta prueba de la temporada, fue el encargado de bajar el telón de esta primera edición del Festival de la Velocidad de Barcelona.

Lo que realmente llamó la atención y dejaba perplejo a cualquiera que los tuviese cerca, fueron los coches de la Blancpain GT Series. Su sonido y estética hacen que estas máquinas sean un reclamo de atención constante. En esta ocasión se celebraba ROUND 10 de esta competición, siendo la última del campeonato.

Hubo un coche que nos marco. Teníamos ganas de verlo y sobre todo de escuchar su rugir. Teníamos que ver a Godzilla en acción. El NISSAN GT-R NISMO GT3 tiene algo especial. Reconozco que me gusta mucho más un Huracán que un GT-R pero… Este Nismo era realmente espectacular y se llevaba la palma. Con un motor VR38DETT V6 biturbo que genera 550 cv de potencia y un par motor de 637 Nm arrancaba el asfalto de Montmeló.

Una de las competiciones que tuvo mayor tensión fue la Blancpain GT Series Sprint Cup ya que todo transcurre en una hora. 60 minutos de lucha entre 32 vehículos Gran Turismo que buscan la victoria. El equipo AKKA ASP con su Mercedes AMG GT3 y con sus pilotos, el francés Tristan Vautier y el sueco Felix Rosenqvist, conquistaron la victoria en el Circuit de Catalunya. En el momento en que se situaron primeros en la carrera, no soltaron esa posición hasta el final.

La concentración que alcanzan los pilotos es increíble. Otro fotógrafo que estaba trabajando ese día y que conozco hace tiempo, en una de esas charlas, me comentó que vio a uno de los pilotos mover el volante de lado a lado con los ojos cerrados cuando el vehículo todavía estaba parado dentro del box. Efectivamente, estaba recorriendo todo el circuito calculando las frenadas y tiempos que tardaría en llegar de una curva a la otra.

Estuvimos trabajando mano a mano con el equipo de Kessel Racing, viviendo con ellos los momentos de tensión previos y posteriores al fin de la carrera de la Blancpain GT Series Sports Club. Lograron quedar segundos pero, con este resultado, Michal Broniszewski con su Ferrari 458 Italia GT3, lograba la copa como campeón principal de esta categoría. Aunque esta copa no fue la única que Michal Broniszewski levantó ya que, junto con Giacomo Piccini, se coronaron como vencedores de la de la Sprint Cup Pro-Amateur.

Ver al equipo de Kessel Racing saltar de alegría en el momento en que uno de sus coches pasaba la linea de meta refleja el duro trabajo que hay detrás de un equipo de competición. Los compañeros de trabajo se convierten en una familia cuando realmente apasiona lo que uno está haciendo.

12.650 espectadores. Esa fue la cifra con la que concluyo el 1er Festival de la velocidad que se celebra en el Circuit de Catalunya-Barcelona. Disfrutaron de todo tipo de coches y de todos los tamaños. Esperemos que se celebre muchos años más y poder volveros a transmitir las sensaciones en primera persona.

Por cierto! Antes de terminar, me encantaría recordaros que el próximo domingo día 23 volveremos a Montmelo para correr en tandas con un grupo de coches bastante atractivo con motivo a los 100.000 seguidores en Facebook. ¡Te esperamos!

IMÁGENES BONUS

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Un comentario

Contestar
  1. Sobre los hipercoches.

    Por trabajo y contactos, puedo deciros que su caída del evento a última hora se debe a un tema de público y filosofía. No querían “compartir” el recinto con un evento en el que se aparcan los coches, se abre el maletero, se enciende los altavoces y se sienta en sillas de playa como fue el caso de la pequeña concentración MOD·A·S Cars Show.

    No tienen el mismo público objetivo, ni público que se comporte igual (entiendo perfectamente que no quieran a gente apoyándose en sus coches para hacerse fotos), ni música ambiental de ese tipo, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 15 =

XIX Jornada AECC & Circuit de Barcelona-Catalunya. ¡Felicidad extrema!

Festival de la velocidad 2016. Lo bueno estaba en la pista.