Trackday en Castellolí. Con agua y doble ración de emoción

Impresionante ver como los astros se alinean para que después de 3 meses de sequía en la mayor parte de la península ibérica, justamente el sábado día 6 de Febrero, cuando se iba a celebrar este trackday en Castellolí, amaneciera el suelo mojado y un gran nubarrón gris sobre nuestras cabezas. Ya sabéis que a los petrolheads no nos importa a priori esta incómoda situación para algunos. Para nosotros es un reto. De esa manera los que corremos podemos batir nuestra marca sobre mojado. ¡Emocionante!

El agua en la pista no impidió las grandes dosis de diversión durante este trackday en Castellolí

Allí estabamos mi pareja y yo, recién llegados al circuito a las 11 de la mañana, todo y que por la adversa climatología parecía que eran las 9:00h. La gente por el parking, como siempre pasa, hace caso omiso a la señalización o al código de circulación, y casualidad también, allí estaban los mas malotes, viendo las tandas desde detrás de una valla. Al fin y al cabo es lo que se merecen. Por culpa de estos personajes, este año los organizadores de eventos como este trackday en Castellolí, han optado por que la gente aparque fuera del paddock para evitar incidentes, robos, etcétera. Es lo que hay, al igual que en las quedadas, en España hay muchos aspectos a mejorar dentro de los eventos de motor.

Tras este percance y tras habernos encontrado con nuestro amigo Héctor que nos ha cedido material para esta web en diversas ocasiones, entramos a pie al paddock ¡Qué remedio…!

Una vez abajo el nivel se hacía presente. Solo los coches que habían venido a acompañar a los que rodaban, hacían justicia a lo que podríamos ver una vez nos alejáramos del puente que pasa por encima de la pista. Al fondo divisaba un Subaru Impreza WRX STI de última generación, el techo de un Nissan GT-R R35 pero… mis oídos también percibían otro R35. ¿Cómo era posible? En efecto, al girarme vi que trazaba la última curva otro godzilla.

Allí estaba, la última generación del Subaru Impreza WRX STI que posaba de manera increíble. Con un look aparentemente de serie, se confirmaba, mientras iba andando hacia él, que estrictamente OEM no estaba. Canards en fibra de carbono en el paragolpes delantero, un sistema de escape mejorado con un sonido impecable (tuvimos el placer de oirlo arrancar) y seguro que bajo el capó alguna mod más. ¿Y tú? ¿Eres más del Impreza o del Lancer Evo?

Los parking de los circuitos durante un trackday también son un atractivo para los amantes del mundo del motor, ahí puedes ver máquinas con muy buenas preparaciones, o simplemente, las típicas que no esperas encontrarte casualmente por la calle.

A pesar de ello, el de arriba no era el único S2000. Este en color “Indy Yellow Pearl” corría en pista, y damos fe que el sonido que provenía de su F20C era espectacular.

El tipo de coches que, personalmente, me encantan: Los coches ratoneros, o cepos como los suelen llamar. Chasis bien equilibrados, buen manejo, y un propulsor capaz de llevarte lo más rápido posible, con la combinación de los 2 anteriores, por un buen tramo de curvas reviradas.

Mi compañero Xavi vino al rato, y como él si había hablado con la organización, pudo dejar su recién adquirido Nissan S13 en el paddock, muy cerca de la entrada a pista. Él planeaba quedarse durante todas las tandas dentro de pista, de manera que yo, como buen petrolhead, salí de casa con la intención de disfrutar de un buen trackday en Castellolí con buena compañía. Y es que resulta, que contra más te vas adentrando por el paddock, más personas vas encontrando. Amigos, que aun que hace mucho que no los has visto, sabes que la relación va a ser la misma a pesar del paso del tiempo.

¿Pasemos a la acción, no? Allí estaba ya Xavi, dentro de pista. Se alejaba por el vial que comienza en la recta final para coger las mejores instantáneas posibles de este trackday en Castellolí. Mientras, yo en la terraza del bar, de cara a la recta final, decidía irme a casa. ¡Craso error! Por lo que pude saber, en pista hubo mucha rivalidad (sana) y pudimos ver “rifirrafes” como este tan desigualado a primera vista.

Varios eran los conocidos rodando en pista, como Marcel con su Honda Civic EG6 VTI. El B16A2 es uno de los favoritos para los amantes de los Civic, por eso se hacen tantos swaps con ellos.

En pista habían máquinas espectaculares, como este Lotus Exige. Un deportivo con motor V6 de 3.5L en posicion central, para poco más de 1200 kg. ¿No os gustaría probar uno?

Nunca falla. Ir a ver un trackday en Castelloli, significa ver Evos seguro. En esta ocasión solo vimos este Lancer Evolution V en color amarillo. Para muchos entre el IV y el VI son las mejores generaciones del Lancer Evolution.

Como veis habían partes del circuito que debido a los peraltes, humedad u otros factores, hacían perder adherencia a los neumáticos provocando unas cruzadas visualmente preciosas, pero que penalizan el crono para el piloto.

Os lo decíamos antes. A pesar de no habernos visto casi en dos años, nos encontramos con Sergi quien estaba indeciso sobre entrar o no entrar. Tras una larga charla de más de media hora con él, se animó a entrar con su Polo GTI. ¡Seguro que lo disfrutó a más no poder!

Los “cepos” son coches que quizás en las rectas no sean los más rápidos, pero al llegar a las zonas lentas, es donde marcan la diferencia.

Carlos Sainz dijo: “Los pedales están para pisarlos a fondo. si quitas el pie del acelerador es para apurar una frenada y si sueltas el pie del freno es para volver a dar gas al máximo” El dueño de este 350Z lo tomó al pie de la letra, ¡Menuda frenada!

En pista, la rivalidad es cero. La intención de estos trackdays son la de exprimir tu máquina a fondo con el máximo respeto en pista. No hay malos rollos, no hay reproches ni nada por el estilo. Eso es lo que queremos remarcar en Fresh Imports. Que nuestra afición al mundo del motor sirva para unir vínculos, y no para destrozar algo que los de arriba ya se cargan con nuevas legislaciones y prohibiciones absurdas.

Nos despedimos con la sorpresa de la jornada. ¿Recordáis el Toyota Supra de Niko? En efecto, el que después se rotulo de camuflaje con los vinilos de esta web. Pues este es su estado actual. Una bonita mano de pintura en color antracita con matices verdosos y las llantas y detalles pintados en rojo. ¿Os gusta? ¡Sin duda es uno de esos coches que prácticamente cualquier cosa que se haga con gusto queda bien! ¿Tenéis fotos de este trackday en Castellolí? No dudéis en compartirlas con nosotros vía Instagram con el hashtag #WEDOFRESHIMPORTS. ¡Las esperamos ansiosos, recordad que aparecerán en la primera página de la web automaticamente!

¿Qué opinas? ¡Puntualo!

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

3 Comentarios

Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 15 =

BMW M4 Carbonfiber Dynamics. ¡Más madera!

Trackday en Castellolí. Con agua y doble ración de emoción